Innovacion educacion

Innovacion educacion

La ponencia del director de TICAL, Rolando Palacios en el seminario organizado en Ecuador versó acerca del tema “Introducción de las TICs en los procesos formativos: ¿Dónde está la innovación?”, en que describe cambios culturales en la forma en que las personas acceden, procesan, comparan, elaboran, construyen e intercambian información para la toma de decisiones. En el campo educativo esto se ha traducido en Chile en una política estatal destinada a dotar de infraestructura a los colegios a través de Red Enlaces, activa desde 1992. Entre 1997 y 2000 el programa estatal dotó de software y Cd Roms a los colegios, y partir de 1998 logró que la Informática fuera incluida como ramo transversal en la Educación Media.

Existen cursos b-learning masivos de perfeccionamiento docente que se realizan desde el 2000 en el área de ciencias, especialmente en Matemáticas y Física; en 2002, la escuela abre sus puertas para incorporar a apoderados, cesantes, trabajadores, jefas de hogar, adultos mayores al uso de las Tic´s en el marco de la Campaña Nacional de Alfabetización Digital; a partir de 2005 Red Enlaces adquiere mayor peso institucional y financiero a través del Centro de Educación y Tecnología (CET) del Mineduc, impulsando proyectos de integración curricular mediante TICs con el concurso de universidades y empresas (Enlaces, 2008a). En 2009, el Estado convocó a la presentación de proyectos sobre un presupuesto de 3 millones de dólares.

En este escenario, el CET ha definido una línea de Investigación y Desarrollo (I&D) de Modelos de Informática Educativa, con rasgos muy similares a los estándares del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef/Tic-Edu) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicyt). Es decir, incorpora metodologías de validación de modelos, tanto desde el punto de vista de la I&D así como metodologías de transferencia y sustentabilidad.

Como consecuencia la incorporación de tecnologías en el “aula” escolar, universitaria, corporativa y gubernamental, obedece a prioridades de orden metodológico, curricular y de transferencia tecnológica de acuerdo a los diversos contextos socio-culturales; superando la visión instrumental de las tecnologías como un recurso autónomo sin mediación docente.

El perfil del formador del siglo XXI y XXII

La mediación docente ha sido el aspecto menos desarrollado ya que queda claro que sin mediación docente estos proyectos, por muy buenos que sean, no tendrán un real impacto en la forma y los resultados en el aprendizaje de los estudiantes (Cancino, V. y Donoso, S., 2004:150) (Palacios, 2008). Para cubrir esta brecha, Red Enlaces ha capacitado al 95% de los docentes del país en el uso de TICs, sin embargo aún persiste una brecha metodológica que estos proyectos de integración curricular demandan: distancia entre el perfil de desempeño académico de los docentes y la realidad de las escuelas, liceos, centros de formación técnica y universidades.

Es decir, estos proyectos de integración consisten en actualizaciones curriculares a nivel disciplinario, experimentación con metodologías activas (resolución de problemas, construcción de conocimiento, trabajo grupal con base en aprendizaje colaborativo, por mencionar algunas), diseño cuasi-experimental (grupo de control/experimental), rol del docente en tanto facilitador, mediador y orientador del trabajo del estudiante, etcétera. Aspectos que debe ser integrados en su totalidad en concordancia con la cultura y los hábitos de uso de los distintos usuarios y públicos.

Estos proyectos recogen los lineamientos internacionales, lo que resulta en una concepción en la cual los estudiantes/participantes son agentes activos de su aprendizaje e interactúan con diversos soportes de contenido y retroalimentación, que les permite construir su propio conocimiento con un propósito y contexto significativo. A esto se agrega los aspectos del trabajo a distancia de los docentes en la incorporación de un nuevo rol en el aprendizaje: el rol tutorial (Palacios, 2007).

Por tanto, ha surgido en la literatura nacional e internacional una preocupación centrada en el perfil del formador de cara al siglo XXI y XXII1. Este profesional tiene sólidos conocimientos y experiencia en el uso de Tic´s de acuerdo a situaciones de aprendizaje y también es un mediador entre los contenidos curriculares de variadas disciplinas, los recursos tecnológicos disponibles y las formas de enseñanza-aprendizaje activas propias de la estructura de redes de conocimiento.

Se ha hecho especial énfasis en la mediación docente, ya que la “piedra de tope” en la incorporación de estas iniciativas, en el caso chileno, es la escasa preparación metodológica (por ende, teórica) de los formadores en el sistema escolar, universitario y laboral2. Ya que, como hemos dicho, la política pública no busca incorporar tecnologías, sino que busca mejorar los aprendizajes de los estudiantes, actualizar las prácticas docentes, instalar capacidad crítica en los estudiantes y generar capacidades de aprender a aprender.

Las empresas

La experiencia en Chile, con relación a la incorporación de las Tic´s en los procesos formativos, proviene de las empresas, las que han asesorado a entidades financieras, de transportes, gubernamentales, etc.; dentro de las cuales destacan Catenaria (Gestión del Conocimiento), Núcleo Educativo, SKM (Strategic Knowledge Management), E-Logos, entre otras3. Si bien las universidades han emprendido iniciativas, son las empresas quienes han vinculado el discurso internacional incorporando no sólo tecnologías sino que metodologías activas en la formación con Tics.

Pero no sólo han incorporado metodologías, sino también un enfoque de desarrollo organizacional basado en comunidades de prácticas conocido como gestión del conocimiento. Este tipo de comunidades se basan en el componente humano de la gestión del conocimiento ya que se enfoca sobre las necesidades y prácticas de los usuarios y los ayuda a colaborar entre sí para lograr un resultado. El énfasis de estas comunidades está en cómo hacer que ese grupo de personas trabajen juntos y colaboren, cómo se establece una cultura de cooperación entre ese grupo y especialmente, cómo se garantiza que lo que genere la comunidad sea aplicable y tenga un resultado positivo para las organizaciones o instituciones.

Es decir, en Catenaria (Gestión del Conocimiento) se elaboran proyectos de inteligencia de negocios que tienen como una de sus derivadas la gestión del conocimiento y la formación flexible mediante Tic´s, incorporando tecnologías activas. Es decir, es posible afirmar, contra algunas percepciones contrarias, que en las empresas consultoras existe conocimiento académico, producto de la experiencia, que supera con creces el conocimiento libresco de muchas universidades.

Las universidades

Las primeras universidades que comenzaron a integrar (en el 2000), de forma activa, las Tic´s fueron la Universidad de Santiago, la Universidad de Chile y la Universidad Católica, todas universidades públicas (que no gratuitas). Muchas de ellas fueron construyendo experiencia gracias a los fondos concursables de la política pública. Más adelante surge la UTEM Virtual, que ha iniciado un programa de promoción al interior de su planta docente para la incorporación de recursos de aula en la formación de pre-grado y ahora sostiene una maestría en colaboración con una universidad canadiense. Las demás universidades, incluida la UNAB se han sumado recientemente a estos proyectos.

Aprendizaje distribuido mediante E-Learning: visión de la innovación en esta modalidad

El E-Learning basa su innovación en que los conocimientos “viajan” desde el campo de acción del experto hacia al estudiante. La incorporación de nuevos contenidos en formato digital es uno de sus atributos, pero activar el saber, el conocer y el decidir, no es un proceso que ocurre de manera inmediata producto de manejar nuevos contenidos (información). En general, el aprendizaje ocurre cuando las personas aplican dichos contenidos en su contexto profesional, se equivocan, reflexionan, procesan y reciben una retroalimentación de su propio contexto profesional de desarrollo.

Es decir, el aprendizaje incluye el manejo de nuevos contenidos, que producto de la interacción con otros (contexto de aprendizaje y desarrollo profesional o técnico) adquieren sentido y permiten generar conocimiento producto de la reflexión sobre la acción. Ahora bien, los nuevos contenidos y la interacción con pares son fundamentales para validar el aprendizaje; sin embargo, adquirir capacidades relativas al saber hacer y al saber contextualizado, no asegura una competencia en el saber ser. Esto significa que una de las tareas de la educación es enseñar a ser. Esto significa, aprender a cambiar, modificar e innovar en las nuevas prácticas que suponen los modelos a seguir. Si no hay un cambio de prácticas en el proceso educativo, las personas adquieren conocimiento, lo contextualizan, pero siguen operando con su mismo sistema de referencia y matriz cultural.

En resumen, el desafío educativo mediante el uso de las TIC’s es:

  • Gestionar nuevos aprendizajes. Esto significa incorporar nuevos modelos de interpretación, información, perspectivas teóricas, formas de analizar la información disponible y recursos para la comprensión de la realidad.
  • Interactuar con pares a partir del modelamiento de la experiencia. Implica activar el conocimiento social que proviene de una comunidad de aprendizaje, con la guía de un tutor/a. El proceso social de construcción de conocimiento se materializa a partir de la interacción con otros pero a partir de una necesidad común: cómo modelar la experiencia a partir de cambios organizacionales y conductuales.
  • Transferir las prácticas en el contexto laboral y profesional. Implica reconocer que si bien el proceso de formación busca actualizar el debate nacional e internacional con relación a cómo enfrentar los desafíos de la educación para el siglo XXI; es fundamental transformar dicha experiencia formativa mediante una intervención y la verificación de impactos reales en el cambio de prácticas profesionales en el contexto próximo (Saner y Yiu, 2008). Si bien es importante, un buen manejo conceptual y teórico sobre las metodologías activas en la formación e-learning, interesa transferir dichos enfoques en las comunidades educativas.

Innovación en la formación con Tic´s: técnicas y metodologías innovadoras

Aplicación de técnicas pedagógicas basada en el método activo y colaborativo (González, 2008):

Método de proyecto

El método de proyecto se construye de forma recursiva desarrollando pequeños productos (diagnóstico, análisis de información, elaboración de informes, diseño de formación, diseño de evaluación) que en su conjunto constituyen un proyecto de mayor alcance sobre el cual el participante trabaja de forma recurrente y sistemática.

A continuación se presenta la fundamentación del método de proyecto, enfocado a la formación de formadores:

Es un hecho evidente que el método de proyectos puede ocupar —desde la perspectiva de la formación profesional— un lugar relevante en el marco de la formación de formadores. La aplicación de dichos métodos puede ser muy útil y eficaz para determinadas situaciones de aprendizaje teórico-práctico.

Pero la necesidad de preparar (formar) a los formadores para adaptarse mejor a las nuevas formas de organización del trabajo, ha conducido a que muchos centros de formación apliquen cada vez más métodos de enseñanza aprendizaje que fomenten la adquisición de contenidos y técnicas metodológicas de forma paralela con la clase en aula. Estas formas de enseñanza aprendizaje exigirán del formador un mayor desarrollo de la capacidad de autoiniciativa y el desarrollo de competencias interdisciplinarias.

La enseñanza aprendizaje por proyectos, se inscribe en el contexto de aquellas metodologías que basan su actuación en el trabajo en equipo, la comunicación entre personas y las tareas desarrolladas por equipos multifuncionales.

Conceptos como método de proyectos, proyecto de trabajo, aprendizaje orientado a los resultados, son términos que forman parte del lenguaje pedagógico actual en el ámbito de la formación laboral. Sin embargo, es preciso señalar que los inicios o raíces históricas de estos términos se remontan hasta principios del Siglo XX. El desarrollo del método de proyectos responde a una evolución histórica que necesariamente debe asociarse a las necesidades formativas, como elemento de referencia sobre el que construir una estrategia de aprendizaje que permita la proyección futura de la Formación en un entorno competitivo y cambiante. Por ello, podemos afirmar que el método de proyectos es el resultado de toda una tradición pedagógica que tiene ya más de cien años.

En el momento presente puede considerarse como uno de los métodos de enseñanza aprendizaje que mejor se adaptan a las nuevas exigencias de desarrollo de competencias. Debido principalmente a tres principios fundamentales que caracterizan a todo proyecto4 .

• Orientación hacia un producto real
En el marco del proyecto se desarrolla un producto concreto asociado al puesto.
• Aprendizaje holístico
Los procesos de trabajo son interdisciplinarios en ámbito de familia de funciones.
• Autoorganización

Los mismos participantes actúan en el diseño de su propio proceso de trabajo-aprendizaje. Este enfoque permitirá amplios márgenes de actuación (mayor flexibilidad) frente a las nuevas exigencias en que se vaya planeando la formación, como resultado de los constantes cambios técnicos y organizacionales de su propia realidad de desempeño.

Ejemplo de esta técnica aplicada:

Curso b-learning: Atención a la Diversidad y las Necesidades Educativas Especiales (Universidad Central-Ministerio de Educación, 2007):

Metodo caso

Metodo caso

Diplomado Ingeniería de la Formación Profesional (Sence-Fundación Chile-Tical, 2011):



Método de caso

Un caso de estudio se basa en situaciones reales controladas por el profesor guía, quien busca reducir la realidad para hacerla más manejable para fines pedagógicos. El estudio del caso presenta y contextualiza una situación o problema, real o basado en la realidad y en el cual intervienen múltiples factores, con la finalidad de que el estudiante, con toda la información inicial y simultánea que se le aporta, proponga formas de actuación para resolverla. Este recurso tiene en común con el juego de rol, que el estudiante debe de ponerse en el lugar de un personaje (un profesional, el usuario de un servicio, un trabajador, etc.). Pero mientras que en el juego de rol se prioriza la valoración sobre todo de las emociones y de las actitudes, en el estudio de caso se valora especialmente la aplicación práctica de los conocimientos que el estudiante ha alcanzado sobre la materia y los que está adquiriendo con el recurso.

El estudio del caso forma y capacita a los alumnos en la habilidad de identificar problemas, de analizarlos y de buscar posibles soluciones.

Ejemplo: Lan Chile

Situaciones problemáticas (un guiño al Aprendizaje Basado en Problemas)

Dentro de las técnicas pedagógicas activas de encuentra el Aprendizaje Basado en Problemas, sin embargo hemos adaptado el enfoque, sin desarrollarlo por completo, creando situaciones problemáticas proponiéndole al participante investigar, tomar decisiones, escoger alternativas, procesar información; para finalmente vivir una experiencia sobre la base de recursos semánticos organizados de acuerdo al diseño instruccional.

Conclusiones:

Las innovaciones en los procesos de formación con Tic´s pasan por definir y utilizar metodologías y técnicas pedagógicas (y de construcción de conocimiento) que desafían y estimulen a los participantes a indagar, investigar, colaborar, tomar decisiones, argumentar, tomar posición, inventar proyectos; reforzando sus capacidades y conocimientos previos y desarrollando las competencias que le servirán para la vida, la ciudadanía activa, la generación de opinión, el emprendimiento y la realización.

La incorporación de tecnologías en el currículum (cualquiera este sea) no significa automáticamente innovación. La innovación radica en aplicar o inventar metodologías que le permitan a los participantes elaborar, aprender a pensar con otros, vincular conceptos con la vida cotidiana y sobre todo que les ayuden a tomar decisiones.

El desafío de la incorporación de metodologías de aprendizaje y colaboración basadas en Tic´s pasa por re-definir el rol del docente/formador ya que queda claro que el cambio cultural y epistemológico que éste debe asumir es muy grande para las competencias que se requieren para el siglo XXI y XXII.

NOTAS

[1] Véase el Seminario E-Competencies: Building Human Capital for the21st and 22nd Centuries, organizado en octubre del 2008, por Flacso-México: http://www.flacso.edu.mx/competencias2/

[2] El Ministerio del Trabajo y Previsión Social del Gobierno de Chile, ha emprendido el desarrollo e impartición de los siguientes cursos en modalidad b-learning: Evaluador de Competencias Laborales y Facilitador del aprendizaje, destinados a 57.000 formadores de formadores en la capacitación laboral. Estos cursos han sido elaborados con base en el diseño curricular basado en competencias. Serán ejecutados durante 2010 a través de la Fundación Chile, Departamento de Certificación de Competencias Laborales.

[3] Véase el 3° Mapa de Proveedores de e-Learning de Iberoamérica, Revista Learnig Review, 2010.

[4] Reisch, R. (1990) Formación basada en proyectos y el método de textos-guía, Heidelberg: Hiba.
Bibliografía
American Society for Training & Development (ASTD) (2008), Train the Trainer Guide. Foundations and Delivery, Vol 1. ASTD, ISBN-10: 1-56286-553-6, Potomac.
Cancino, V. y Donoso, S. (2004), “El programa de informática educativa en la reforma educacional chilena: análisis crítico”, Revista Iberoamericana de Educación, No. 36 (2004), pp. 129-154.
Catalano, Ana et. Al (2004), Diseño curricular basado en normas de competencia laboral. Conceptos y orientaciones metodológicas, Cinterfor-OIT, BID-FOMIN, Montevideo.
Enlaces (2008a), 15 Años integrando Tecnologías en la Educación chilena, Mineduc, Santiago.
Enlaces (2008b), Estándares TIC para la formación inicial docente. Una propuesta en el contexto chileno, Centro de Educación y Tecnología, Ministerio de Educación-Unesco, Santiago.
González, L.E.; Larraín, A.M. y Rojas, M.P.(2008), Estrategias para la Formación de Competencias, UDP, mimeo, Santiago.
Palacios, R. (2008), “Evaluación del Modelo Pizamat: Pizarra Interactiva en Matemática, Primer Ciclo Básico, Red Enlaces-UDP, Santiago.
Palacios, R. (2007), “La Tutoría: una perspectiva desde Comunicación y Educación”, en Landeta Etxeberría, Ana (Coord., Buenas Prácticas de e-learning, Asociación Nacional de Centros de e-Learning y Distancia (ANCED), Madrid.
Reisch, R. (1990) Formación basada en proyectos y el método de textos-guía, Heidelberg: Hiba.
Saner, Raymond y Yiu, L. (2006), “ Renforcer la corrélation entre formation et performance”, en Persorama, Nr. 4, pp. 44-46.